Capítulo 5: Sitúa-te
Pasos para tomar consciencia emocional y corporal

María Ramírez

Psicóloga y coach personal, especializada en empoderamiento femenino y gestión emocional. Firme creyente de este proyecto. Mi propósito es concienciar de la importancia de desarrollar una buena gestión emocional que resulte mucho más funcional en el día a día.

A continuación, te propongo una actividad de consciencia corporal ¿para qué?, te preguntarás. Ya sabes que es necesario atender al bloque de tres partes (cuerpo-mente-alma) y esto es lo que vas a hacer: atender tu alma y tu mente, a través del cuerpo. 

Atender las emociones a través del cuerpo es: sentir, percibir, ser consciente de tu estado corporal, de sus sensaciones y necesidades. Es identificar qué sientes y, además, dónde lo sientes. Es una ventana más al autoconocimiento, al empoderamiento. Tan sólo tú, contigo, por y para ti. 

Esta actividad puedes hacerla tantas veces quieras y puedas. En este caso, te propongo un ejemplo, pero te sugiero que la lleves a cabo cuando te sea posible y el tiempo que te sea posible. Puede resultar mucho más agradable si usas música que te inspire y calme, ese tipo de música que te permite estar en paz, relajada. 

ESCÁNER CORPORAL:

  • Despiértate, siéntate en al borde de la cama o en una silla. Siente todas aquellas zonas corporales que están en contacto con la superficie donde estén apoyadas. Cierra los ojos. Respira profundamente por la nariz y llena tus pulmones de aire, mantén el aire por unos segundos y exhala sintiendo cómo va saliendo el aire de tu cuerpo.  
  • Realiza dos respiraciones más de esta manera, prestando atención al aire que entra y sale de ti. Esto ayuda a conectarte con este momento.
  • Tras ello, pregúntate: ¿Cómo me siento ahora mismo? Identifica la emoción o emociones que sientes en este preciso momento. 
  • Comienza a escanear tu cuerpo: ¿Cómo está mi cabeza? ¿y mi cuello? ¿mis hombros, están relajados o contraídos? ¿Siento frío o calor? ¿cómo está tu espalda? Recuerda que necesitas la tensión suficiente que te permita mantenerla recta, pero no rígida. 
  • Escanea todo tu cuerpo, percibiendo y haciéndote consciente de todas las sensaciones que habitan en él. Es importante que le dediques el tiempo que necesitas para darte cuenta de todas las sensaciones corporales.
  • Si no tienes mucho tiempo, puedes elegir aquellas zonas corporales donde sientas que necesitas focalizar tu atención con más énfasis: las que estén más tensionadas, sientas dolor, cosquilleo. Visualízalas en tu mente, siéntelas y corrige la postura si es necesario hasta que sientas un nivel agradable de comodidad. 
  • Si puedes, hazlo un par de veces al día, incluso tantas veces como puedas (con alarmas en el móvil). Dedicándote 5 minutos para realizar un suave escáner corporal que te dé información sobre ti misma. ¿Noto alguna tensión en mi cuerpo? ¿Cómo está mi espalda? ¿Estoy respirando aceleradamente? Tan sólo date cuenta, corrige la postura si es necesario y, por último, realiza tres respiraciones profundas, poniendo tu atención en cómo entra y sale el aire de ti. 

ATENCIÓN: LO MÁS IMPORTANTE NO ES EL TIEMPO QUE INVIERTAS EN ESTE EJERCICIO, SINO LA TOTAL ATENCIÓN QUE LE PONGAS A AQUELLA PARTE O PARTES ELEGIDAS. 

ESCÁNER EMOCIONAL CORPORAL:

Este ejercicio es exactamente igual que el anterior, aunque le añadimos un (+) plus. En esta caso, después de revisar tu cuerpo en su totalidad, vas a poner el foco en la emoción que habías identificado al comienzo del ejercicio.

¿Qué emoción es? ¿es una o hay más? Identifica tantas como emociones sientas y puedas percibir, lo importante es que busques en qué parte del cuerpo se reflejan. 

Ej: Siento miedo. Este miedo me dice que esté alerta y actúe. Quiere protegerme y facilitarme el camino para que estar en acción. Siento miedo y lo siento en la boca del estómago. 

A continuación, quiero que cojas papel y boli y apuntes qué emoción sueles sentir y dónde.

Ejemplo: siento miedo en la boca del estómago.

Y así con todos los sentimientos que identifiques.

Fisioterapia en el tratamiento del linfedema

Fisioterapia en el tratamiento del linfedema

Desde la Fisioterapia, el tratamiento que aporta mejores resultados en el cuidado del linfedema es la terapia descongestiva compleja. Objetivos de la terapia descongestiva compleja Reducir el edema.Mejorar el estado de la piel.Aumentar la movilidad.Disminuir el riesgo...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.